Mujeres de Zaragoza volviendo del lavadero. Postal antigua Escolá
Mujeres zaragozanas hacia 1905 – Postal de Escolá

Hoy vamos a hablar de por dónde empezar nuestra investigacion del árbol genealógico y para eso hay que hablar un poco de terminología porque, para entendernos entre nosotros y con el resto de la sociedad, deberíamos empezar a adquirir un vocabulario básico, unos conceptos y unos conocimientos. Es la oportunidad de empezar con ello y no deberías dejar de hacerlo nunca porque como para cualquier otra actividad, esta necesita plantearse algo de formación. Vamos a convertirnos en investigadores e incluso en historiadores. Aficionados, si, pero historiadores al fin y al cabo.

Pero empecemos por el principio y dominemos por el momento la ciencia genealógica y álgunos de sus términos.

Normalmente un árbol empieza con un EGO, la persona -normalmente nosotros mismos- de la cual vamos a averiguar los ancestros o tambien puede empezar con un tronco, es decir, la persona o personas de las cuales van a descender muchas personas, entre ellas nosotros. Solemos entenderlo al revés debido a que gráficamente nos hemos acostumbrado a poner a EGO en la base del dibujo para de ahí hacer crecer las ramas, pero en realidad sería más exacto describirlo de esta manera aunque nos quedara un árbol invertido de cuyo tronco saldrían las líneas y de esas líneas las ramas que irán configurando la descendencia.

De línea viene linaje. Y ¿que es el linaje? Se refiere a la linea recta, a los ascendientes o descendientes directos unidos por una relacion de filiación. Tu y tus primos hijos del hermano de vuestro padre perteneceis al linaje de vuestro abuelo. Es lo que se llama varonía o linaje agnaticio. Hay tambien un linaje materno, de ombligo, uterino o matrilineal que, por desgracia y debido a la mayor importancia que se ha dado historicamente a la ascendencia y descendencia paterna, no es tan fácil de seguir.

¿Quienes son tus ascendientes directos? Pues tus padres, los padres de tus padres, los padres de los padres de tus padres y así sucesivamente. ¿Y quienes son los descendientes directos de una persona?. Pues su hijos, los hijos de sus hijos, los hijos de los hijos de sus hijos…Parece una obviedad pero hay mas confusión con esto de lo que parece. De vez en cuando salen noticias de que han encontrado a los descendientes directos de un personaje famoso o a los antepasados directos de un personaje actual. Entiendo que la palabra “directo” queda muy resultona para un titular, pero hay que usarla con propiedad.

Uno de los casos que mas me llamaron la atencion fue el de los descendientes “directos” de Leonardo da Vinci, un hombre que, que se sepa, nunca tuvo hijos. Entonces ¿quienes eran esas sonrientes y orgullosas personas que nos enseñaron en los medios?¿Unos impostores? No exactamente. Eran parientes colaterales de Leonardo, descendientes directos -esta vez sí- de sus tios y sus hermanos. O, dicho de otra manera, personas que descendían de un mismo tronco común.

Y así llegamos a la palabra mágica: colateral. Quédate con ella y no la olvides porque va a ser tu palabra amiga en muchas ocasiones, así que usala y úsala bien. Los parientes colaterales serán tus aliados cuando te quedes atascado con algun antepasado o quieras saber más de él por lo que te aconsejo que, en la medida de lo posible, no renuncies a recoger todas las líneas que puedas que desciendan de ese lejano tronco. Hoy en dia perdemos muy fácilmente la pista de un primo lejano o la relación con un sobrino segundo pero en otras épocas los lazos y las fidelidades familiares hacían que esas relaciones se mantuvieran mucho tiempo. Hace poco he visto una boda en el que uno de los testigos es un primo tercero del novio.

Y así, hemos entrado en otro mundo de términos: el de los parentescos. Y como no me gusta alargarme demasiado con las entradas porque en internet hay mucha información, muchos enlaces que quieres pinchar y muy poco tiempo, pues aquí te dejo el esquema que aparece en mi libro y ya si eso otro dia seguimos.

Sólo añadir que, ahora que sabemos todo esto ya nos podemos plantear que es lo que vamos a hacer ¿Vamos a buscar nuestro linaje paterno en la búsqueda del origen de nuestro apellido?¿Vamos a encontrar a los descendientes de un tronco ampliando las ramas colaterales?¿Vamos a intentar averiguar más sobre nuestro linaje matrilineal? o, simplemente ¿Vamos a reconstruir nuestro árbol de ascendientes directos?

Pues a por ello.