Muchas, muchas veces me hacen esa pregunta tan odiada (que lo sepais) por muchos aficionados a la genealogía y que no es la de “¿y hasta donde has llegado con tu genealogía?”. La segunda más típica, si obviamos la de “¿y para que pierdes el tiempo en eso?” es “¿De dónde viene/que significa el apellido tal?”. En fin.

“En fin” porque somos genealogistas, o historiadores familiares, o cronistas familiares. O, bueno, vale: frikis. Pero no somos diccionarios. Es decir ¿sabeis cuantos apellidos existen en España? Para que os hagais a la idea, hay diccionarios que prometen describir miles y miles de apellidos y cuando vas a buscar el tuyo, no está. Y eso sin tener en cuenta las variantes.

Asi que no le pidais peras al olmo. Tal vez la pregunta correcta sería: ¿Has estudiado algo del apellido tal?¿Sabes algo del apellido cual? o, mejor aun ¿Cuales son los pasos que debo dar para hacer un estudio de mi apellido? (y si no te apetece, me lo dices y veremos que se puede hacer).

La pena es que soy curiosa y cuando me preguntan no puedo evitar meterme en mis diccionarios, mis paginas web habituales, mis buscadores de confianza, en intentar sacar alguna conclusión. Así que cada vez que tenga información interesante sobre algún apellido haré lo posible por ponerla en una entrada de este blog.

Por otro lado, os recuerdo que una cosa es intentar obtener una información muy general sobre el origen/uso/expansión de un apellido y otra hacer un estudio más profundo y más individualizado incluyendo investigar el propio linaje, pues lo general es lo general y no siempre coincide con lo particular. Y además es más interesante intentar conocer la propia historia.

Por eso hoy empiezo con uno de los apellidos de mi propio árbol: Lacueva, el apellido de mi bisabuela materno-materna Concha Lacueva Falo, nacida en Alcañiz a finales del XIX. Allí me fui con mi madre a meternos lo más a fondo posible en su genealogía hasta llegar a Jacinto, que llegó de Crivillén en 1787.

Como a Crivillén no me ha dado tiempo aun de ir me he entretenido haciendo uno de mis mapas, que elaboro recopilando toda la información disponible en bases de datos y buscadores, así como todo lo que encuentro de forma casual en mis búsquedas. El resultado me da una idea de por donde se va moviendo y desde donde puede haber venido cada apellido. De hecho, el mapa de Lacueva ya lo mencioné aquí, pero hoy le he añadido datos del inventario de dispensas matrimoniales del Archivo Diocesano de Zaragoza* y del buscador de DARA.

De los datos del fogaje de 1495 se destaca que solo se menciona un Lacueva con todas las letras -en Montalbán (Teruel)- aunque en otros lugares haya Cueva o Cuevas. Y cuando vemos el mapa con todos los lugares donde lo he ido encontrando a través del tiempo, resulta que sobre todo se ha ido moviendo por las zonas cercanas y que es por ahí donde su frecuencia es mayor. Aunque tambien haya muchos Lacuevas en el entorno de  Zaragoza, por ejemplo, no importa solo la cantidad por si misma sino comparada con el total de la población.  Y es en localidades de Teruel donde hay la suficiente frecuencia y abundancia como para que acaben casándose entre primos de vez en cuando. Eso si, habrá que revisar todas las dispensas una por una para llegar a conclusiones más precisas. De Montalbán parece que se haya ido extendiendo por una franja desde Maella hasta Blancas dentro de la cual está Crivillén. Desde allí, como  he dicho, habría desembarcado en Alcañiz a finales del XVIII.

Podriamos decir que Lacueva es un apellido muy turolense ya que en 1890 esta muy extendido sobre todo en una franja de esa provincia y aun hoy es Teruel donde mas frecuencia tiene, segun el INE (aunque por numero de portadores gane Zaragoza). Una hipotesis para el origen de Lacueva, en relacion con Montalbán: las cuevas que hay en el entorno este municipio, aunque no se debe descartar otras procedencias. Su extensión posterior sobre todo a Zaragoza, Barcelona y Valencia estaria relacionada con los movimientos poblacionales campo-ciudad del siglo XX.

*La diocesis de Zaragoza abarca parte de la provincia del mismo nombre y varias comarcas de Teruel. Hay que tener esto en cuenta: ni Huesca, ni casi todas las Cinco Villas ni buena parte de Teruel estan en el inventario de dispensas. Y tampoco la diócesis de Tarazona. Por eso lo mejor siempre es tener varias fuentes para cruzar los datos.