En 1469, como todos sabemos, los Reyes Catolicos NO crearon España, una grande y libre. Se casaron y gobernaron cada uno en sus territorios, metiendo de vez en cuando las narices cada unos en los asuntos del otro (mas Fernando, que Isabel, todo sea dicho) y , eso si, con el proyecto a largo plazo de convertir su unión dinástica en una Corona -léase agrupación de reinos bajo una cabeza- que ostentaría alguno de sus hijos. Les salió todo mal y todo acabó como sabemos, con el guapo, la loca y toda esa historia ejemplar. El hijo de estos últimos si que llegó en 1516 a tomar posesión de unos cuantos reinos que seguían siendo reinos aunque intentara gobernarlos y hacerse con ellos como buenamente podía. Y aunque en los siguientes siglos se iba configurando esa identidad llamada española bajo el manto imperial, España como tal, como una unidad adminsitrativa no se crearía hasta Felipe V. Y haceros la idea de que la nación tal como la conocemos ahora es del siglo XIX (y otro dia os contaré porqué los nacionalismos son culpa de Napoleón y del romanticismo).

Todo esto para contar que aunque Isabel y Fernando se casaron, que luego gobernaron los Habsburgos y que se fue creando un Imperio planetario, lo que seguía triunfando en Aragón eran las sobrecollidas que habíamos visto en 1495 y que siguieron así hasta  1646, cuando las Cortes aragonesas decidieron volver a contar a la gente (que a lo mejor había cambiado un poco desde hacía siglo y medio) y agruparon a las localidades en veredas. En la práctica, mas o menos lo mismo con alguna modificación. Las mas importantes: Ainsa se incluía en Jaca y Montalbán se dividía en dos: Montalbán y Teruel.

El cambio gordo, como he intentado contaros antes vendria realmente con los Borbones. Los viejos reinos peninsulares desaparecieron definitivamente y se reorganizó todo al estilo castellano, que siempre habia sido más centralista. El antiguo Reino de Aragón se dividió en corregimientos, el sistema de organización territorial que se había venido usando en Castilla. Y en este mapa podeis ver como fue la evolución y como el corregimiento de Zaragoza se va pareciendo poco a poco a lo que es hoy la provincia. Se podría decir que solo le falta comerse a Cinco Villas, Borja, Tarazona, un cacho de Daroca y otro de Alcañiz y ya casi tenemos la provincia actual. Cinco Villas se estableció en este momento en base a criterios históricos.

divisionadminedmodaragon

https://ifc.dpz.es/webs/atlash/indice_epocas/moderna/65.htm

Se consideró la existencia de once ciudades en el reino para situarlas como cabeceras territoriales. En total, trece corregimientos. Al frente de cada división había un corregidor  con funciones judiciales y político-administrativas. Para ver las fronteras exactas podemos consultar, por un lado, el mapa de 1816 y por otro la obra de Ubieto Arteta “Los Pueblos y los despoblados“, donde encontramos datos sobre la historia de cada localidad que nos resolverán las dudas que pudiéramos tener.

Y por fin llegamos a 1833. En ese momento se están produciendo cambios muy importantes, mucho más allá de lo que hemso visto hasta ahora.  El liberalismo se abre camino y la burguesía llega al poder con unas ideas distintas respecto a la adminsitración de los países, que cada vez serán menos reinos y más naciones. Ya en las Cortes de Cádiz, se producen los primeros cambios de calado aboliéndose los señoríos y los realengos y se intenta la primera organización provincial en la que, aunque se tenía en cuenta la historia, todos los territorios de la nación española van a a tener las mismas obligaciones.

Después del levantamiento del General Riego, en 1822 hay otro intento que va a durar muy poco en el que aparece una provincia llamada Calatayud, que comprendía las comarcas zaragozanas de Comunidad de Calatayud, Campo de Daroca, Aranda, y sur de Valdejalón, el norte de la turolense Comarca del Jiloca, así como municipios limítrofes de las actuales provincias de Soria y Guadalajara. Pero a Javier de Burgos, el artífice de la división de 1833, no le pareció interesante. Y mas o menos, con pocas modificaciones y con algún sobresalto -republicano o dictatorial- es como hemos llegado hasta aquí. Y ahora que sabemos de que cachito de planeta hablamos, otro día os contaré otras cosas de la historia de la provincia de Zaragoza.